Con el Hyundai Ioniq 5, se calienta la pugna entre los autos eléctricos

Populares

Por Roger Rivero

Tesla mantiene la supremacía en el mercado de los autos eléctricos. Acapara el 74% de las ventas, siendo su modelo más popular, el Model 3, responsable por el 50% de estos totales.

Aunque su hegemonía no será cuestionada por algún tiempo (menos ahora que Elon Musk compró Twitter) con frecuencia están llegando al mercado nuevos productos que irán “equilibrando” la balanza. Uno de estos autos es el Ioniq 5, que probamos esta semana.

El 2022 Hyundai Ioniq 5 es un nuevo crossover compacto totalmente eléctrico, con tecnología avanzada, estilo futurista y un interior versátil y espacioso, al que podríamos agregar virtudes como un buen alcance, rápida velocidad de carga y precio moderado, deviniendo en una de las mejores opciones frente a Tesla.

La comparación con productos de este fabricante es casi obligada. Nosotros no podremos hacerla con argumentos consistentes, pues los elitistas de Tesla solo facilitan sus vehículos a periodistas de “alto calibre”. Publicaciones especializadas como MotorTrend si han tenido la oportunidad de probar extensamente modelos de Tesla como el Y, y han recomendado sin vacilar, al Hyundai Ioniq 5 sobre el Tesla.

Desde afuera y por dentro

El aspecto exterior es llamativo por su estilo, que, aunque con aires futuristas, ha tomado inspiración en el primer vehículo que Hyundai produjo masivamente, el Hyundai Pony. Podríamos resumirlo como una expresión “retro-futurista”.

Contrario a otros autos eléctricos que tratan de “camuflarse” sin llamar demasiado la atención (como el ID-4 de Volkswagen) el Ioniq 5 deja claro que es algo diferente, con una arquitectura de proporciones no muy comunes, y detalles en la iluminación LED, o pliegues diagonales en la carrocería que van a asegurar que este auto se siga viendo bien dentro de 10 o 15 años. Tomando claves de un modelo de mediados de la década de los setenta, Hyundai nos presenta un vehículo que parece vocear: Yo soy el futuro.

En el interior aprovechan al máximo la plataforma exclusiva para vehículos eléctricos o EV, con un piso completamente plano. Este diseño paga dividendos en más de un sentido, ya que además del espacio adicional para las piernas, permite también una consola central delantera deslizante. Las 39.4 pulgadas de espacio para las piernas son muy abundantes en el asiento trasero, y están solo a una pulgada del Tesla Y, que es líder en su clase, a pesar de que el Hyundai es cuatro pulgadas más corto.

El Ioniq 5 utiliza una gran cantidad de materiales de origen sostenible en toda su cabina de aspecto algo minimalista, con únicamente dos opciones de color gris o negro, y dominada por un par de pantallas gemelas de 12 pulgadas. El interior del Hyundai Ioniq 5 está cuidadosamente detallado y bien terminado, contrario al meramente utilitario y pobremente terminado del Tesla Y, a decir de algunos colegas. Como era de esperar, el Ioniq es muy silencioso a cualquier velocidad.

Equipamiento y seguridad

Las pantallas dobles del Ioniq están colocadas al frente, permitiendo su operación relativamente fácil, sin necesidad de demasiadas distracciones como puede suceder en la quizá exagerada pantalla diagonal de un Tesla.

El sistema de información y entretenimiento ejecuta el mismo software que encontramos en otros modelos de Hyundai y Kia, y aunque nítido y de rápida reacción, sigue siendo algo embrollado encontrar algunas opciones escondidas. Elogie el anterior sistema, pero creo este camina más en la línea complicada de Lexus, que en la sencilla e intuitiva de Chrysler, o Stellantis (si no ha cambiado de nombre).

Otra debilidad incomprensible de un auto de esta categoría es la imposibilidad de usar Android Auto o Apple CarPlay de forma inalámbrica.

La tecnología de asistencia al conductor semi autónoma de Hyundai, incluido el control de crucero adaptativo, puede conducir el Ioniq 5 por su carril con confianza de nivel de lujo, aliviando el estrés en viajes largos o enredos de tráfico. Ese sistema integra el aprendizaje automático que estudia el comportamiento del conductor, para ajustar la aceleración y la distancia de otros autos.

Las prestaciones de seguridad están todas incluida, con la excepción del HUD o pantalla de proyección, la asistencia de estacionamiento perpendicular, sensores de estacionamiento delanteros o el sistema de cámaras con vista envolvente

Una característica interesante adicional que vale la pena mencionar es el techo solar disponible para mejorar aún más la eficiencia, al recolectar la energía del sol y transferirla al paquete de baterías para aumentar el alcance. El techo en sí hace que el interior se sienta aún más espacioso de lo que ya es, mediante el uso de un solo panel de vidrio grande sin ningún material de soporte.

En la carretera

Los modelos del nuevo Ioniq 5 con tracción trasera cuentan con solamente un motor eléctrico que genera 225 caballos de potencia. Los provistos con tracción total o AWD como el de nuestra prueba, tiene dos motores eléctricos con una potencia combinada de 320 caballos. Ambos trenes motores incluyen una transmisión de una sola velocidad.

El alcance del modelo menos potente es de unas 300 millas (482 kilómetros) con las baterías cargadas, mientras que al de tracción total le alcanzaría la carga para recorrer unas 269 millas (433 kilómetros) al menos en teoría.

La acotación de, “al menos en teoría” la coloco, pues muchas condiciones pueden hacer que estos números disminuyan. Desde la forma en que se conduzca, la temperatura ambiental o condiciones del terreno, hasta el tipo de neumáticos que se utilicen. También, porque he encontrado resultados muy diversos sobre pruebas de alcance en el Ioniq, y no todas reportan haber podido alcanzar con la batería cargada la distancia que el fabricante promete.

Una ventaja del Ioniq sobre su competencia es la velocidad de carga. En un cargador rápido de 350 KW, la batería del Ioniq 5 se puede recargar del 10 % al 80 % en solo 18 minutos y recargarse por completo en menos de una hora. Ningún competidor, incluyendo Testa, puede exhibir esas cifras.

El Ioniq 5 ofrece cuatro modos de conducción: Eco, Normal, Sport y Snow, además de un modo de crucero y cuatro modos de frenado regenerativo. El frenado regenerativo fue una de las sorpresas agradables. Puede regularse a través de las paletas tras el volante. Este ingenioso sistema nos sedujo, permitiendo cambiar de la conducción con un solo pedal o “i-Pedal”, a niveles de muy poca resistencia con mucha facilidad.

A pesar de la abundancia de libras pie de torque disponibles y caballos de potencia en nuestro Ioniq 5 de prueba, 446 y 320 para ser exactos, no es precisamente este un auto que pueda destacarse por su viveza al conducir. Mi referencia es el Mustang Mach-E, que probé hace unas semanas. Con cifras de rendimiento muy parecidas, me pareció el Ford Mustang más ágil y deportivo.

La sorpresa de mi prueba vino teñida de blanco. Por primera vez en 82 años, la ciudad donde vivo en el Noroeste de Estados Unidos fue testigo de una nevada en el mes de abril.

Temeroso al no haber conducido antes un auto eléctrico en la nieve, coloqué al 2022 Ioniq 5 en modo de conducción de nieve, y crucé los dedos. Para mi sorpresa, donde otros patinaban o se atascaban en 5 o 6 pulgadas de nieve húmeda, nuestro Ioniq avanzó seguro y sin dramas.

Para escoger

El nuevo Ioniq 5 de Hyundai viene en tres terminados, SE, SEL, y Limited. El más económico es el SE Standar Range que comienza en $39,700, y recorre 80 millas menos que el SE con precio de $43,650.
Hyundai Ioniq 5 SEL en los $45,900 sería nuestra recomendación. Le puede agregar tracción en todas las ruedas por $3,500, y viene con tapicería de cuero sintético, volante con calefacción, puerta trasera eléctrica de manos libres, sensores de estacionamiento delanteros y carga inalámbrica de dispositivos.
Un modelo equivalente de Tesla podría costar unos cuantos miles de dólares más.

En el extremo más costoso, el Ioniq 5 Limited comienza en los $50,600. En Estados Unidos puede que encuentre aún disponible un crédito del gobierno para autos eléctricos, que podría reducir el precio en $7.500 dólares.

Concluyendo

Como admití antes, nunca he probado un Tesla, pues el fabricante solo facilita sus autos a contados periodistas, y no he querido humillarme a rentar uno. Si he leído extensamente para exponer un juicio al menos fiable, y esto es lo que puedo concluir: El nuevo Ioniq 5 llega tan lejos como un Testal Y, se carga más rápido, tiene más características estándar y opcionales, es más silencioso y se maneja mejor, le aventaja en la calidad de construcción, tiene mejor interior y algo quizá más importante; puede llegar a costar varios miles de dólares menos.

El Model Y de Tesla es más rápido y deportivo, pero si usted está considerando un auto eléctrico y puede gravar el beneficio económico sobre la altanería de marca, ya sabe a donde mirar.

Roger Rivero es un periodista independiente, miembro de NAHJ, la Asociación nacional de periodistas Hispanos y de NWAPA, la Asociación de periodistas automovilísticos del noroeste. Los vehículos son proporcionados por los fabricantes como préstamo por una semana para fines de la reseña. De ninguna manera, los fabricantes controlan el contenido de los comentarios.

Últimas noticias

Tim Walz gana re-elección en Minnesota

El gobernador de Minnesota Tim Walz, ganó la re-elección para gobernador de Minnesota con lo que se mantendrá al...

También te puede interesar