[uam_ad id="40074"]

    ¿Es una dieta vegetariana adecuada para mí?

    Populares

    El vegetarianismo se ha vuelto cada vez más popular y accesible en los últimos años debido a la disponibilidad de verduras frescas durante todo el año, un aumento en las alternativas de alimentación vegetariana y el crecimiento de las opciones basadas en plantas en los restaurantes.

    Si bien las razones para una dieta vegetariana pueden basarse en preferencias religiosas o ambientales, existen muchos beneficios excelentes para la salud, incluida la disminución del riesgo de enfermedades cardíacas y presión arterial alta.

    Convertirse en vegetariano significa excluir la carne y los productos de origen animal. Las dietas vegana, lacto-ovo, pescatariana y flexitariana están todas bajo el paraguas de la vegetariana. Un lacto-vegetariano consume productos lácteos pero excluye huevos, carne y pescado.

    Un ovo-vegetariano consume huevos pero excluye carne, pescado y productos lácteos. Un pescetariano es un vegetariano que también come pescado, huevos y productos lácteos, pero excluye la carne y las aves de su dieta. El término “flexitariano” se refiere a una persona que come principalmente comida vegetariana pero también consume ocasionalmente productos de origen animal como carne, huevos y leche. Un vegano, por otro lado, es alguien que solo consume comidas de origen vegetal y no consume ningún producto animal, como lácteos, huevos, carne o pescado.

    La vitamina B12, el hierro y los ácidos grasos omega-3 son nutrientes esenciales para una salud óptima y pueden faltar en una dieta vegetariana. Los vegetarianos pueden complementar sus dietas con estos nutrientes u obtenerlos de fuentes vegetales. La vitamina B12 se puede encontrar en productos lácteos, levadura nutricional, leche de soja y almendras fortificada, carnes de origen vegetal y cereales fortificados. Los ácidos grasos omega-3 se encuentran en las nueces, los productos de soja, las semillas de calabaza, el aceite de canola (colza), las semillas de lino, las semillas de chía, el edamame y el tempeh.

    El hierro se puede encontrar en el tofu, las legumbres (lentejas, guisantes secos, frijoles), los cereales integrales (en particular, los cereales para el desayuno fortificados con hierro), los vegetales verdes, las nueces, las frutas secas como los albaricoques y los huevos.

    Hay mucho trabajo involucrado en la transición al vegetarianismo. Tener a mano un suministro constante de comidas fáciles y saludables ayudará a facilitar la transición. No importa cuán comprometido esté con un estilo de vida vegetariano, el simple hecho de aumentar la ingesta de comidas a base de plantas puede tener un impacto positivo en su salud a largo plazo.

    Albóndigas vegetarianas con hamburguesa con queso

    Sirve 15

    Ingredientes

    Albóndigas

    • 1 libra de carne molida a base de plantas
    • ¼ taza de pan rallado natural Hy-Vee
    • ¼ taza de cebollas blancas finamente picadas
    • 1 huevo Hy-Vee grande, batido
    • 2 cucharadas de salsa de tomate Hy-Vee
    • 2 cucharadas de condimento de pepinillo Hy-Vee
    • 2 cucharaditas de mostaza amarilla original Hy-Vee
    • 1 cucharadita de condimento para bistec y hamburguesas Hy-Vee
    • ¼ de cucharadita de sal Hy-Vee
    • ¼ de cucharadita de pimienta negra Hy-Vee

    Salsa

    • ½ tarro (15 oz.) de salsa de queso cheddar Hy-Vee
    • 3 cucharadas de leche Hy-Vee 2% baja en grasa
    • 1 cucharada de kétchup Hy-Vee
    • tomate picado; para Decorar
    • encurtido de eneldo, picado; para Decorar

    Preparación

    Precaliente el horno a 375 grados. Cubra una bandeja para hornear grande con borde con papel de aluminio; rocíe ligeramente con spray antiadherente para cocinar y reserve.

    Combine suavemente la carne molida a base de plantas, el pan rallado, las cebollas blancas, el huevo, 2 cucharadas de salsa de tomate, el condimento, la mostaza, el condimento para bistec y hamburguesas, sal y pimienta.

    Forme albóndigas con una cuchara para galletas de 1¼ pulgadas o con las manos humedecidas. Coloque las albóndigas en una bandeja para hornear preparada con una separación de aproximadamente 1 pulgada. Hornee durante 10 a 12 minutos, volteando una vez a la mitad hasta que la temperatura interna alcance los 145 grados. Escurrir sobre toallas de papel.

    Para la salsa: combine la salsa de queso Cheddar y la leche en un recipiente apto para microondas; cocine en el microondas a temperatura ALTA durante 1½ a 2 minutos o hasta que se caliente y esté suave, revolviendo cada 30 segundos. Agregue 1 cucharada de salsa de tomate. Adorne con tomate picado y pepinillo, si lo desea. Sirve como salsa para mojar albóndigas.

    Fuente de la receta: https://www.hy-vee.com. La información no pretende ser un consejo médico. Consulte a un profesional médico para obtener asesoramiento individual.

    Alea Lester Fite, MS RD LD

    Hy-Vee Registered Dietitian

    [email protected]

    Últimas noticias

    Gobernador Walz lanza acción ejecutiva para proteger los derechos reproductivos en MN

    El Gobernador Tim Walz lanza una acción ejecutiva para proteger los derechos reproductivos en Minnesota. De acuerdo a la...

    También te puede interesar